“El periodismo humano tiene futuro pero, sobre todo, un gran presente”

Jordi Grau. Foto: archivo de la UAB

Jordi Grau es doctor en Antropología Social y Cultural por la Universidad Autónoma de Barcelona y profesor del Máster en Periodismo de Viajes. Aquí os dejamos la entrevista que LA FAMILIA FODOR le propuso hace unos días.

Os aseguramos que… ¡No tiene desperdicio!

PREGUNTA-. Periodismo y antropología son dos ciencias diferentes pero que para nosotros, Los Viajeros Fodor, guardan relación. ¿Cree que hoy en día es importante el periodismo antropológico?

RESPUESTA-. Antropología y Periodismo pueden complementarse y aportar elementos relevantes una a la otra.  Podría decirse que la Antropología Social y Cultural estudia la diversidad cultural en sus múltiples formas considerándola en toda su apasionante complejidad. El periodismo, por su parte, se aproxima a la realidad para extraer información, procesarla y comunicarla. En ambos casos tratamos con personas, con sus experiencias frente a la vida, su actividad, sus memorias del pasado o sus elaboraciones simbólicas. Es fundamental el compromiso con el conocimiento honesto del mundo con el rigor en aquello que investigamos y con la precisión en lo que trasmitimos y comunicamos. ¿Si tiene futuro un periodismo interesado en el lado humano? Por supuesto, pero ante todo debe tener un gran presente.

P-. Como editor de la revista Grafo Working Papers, ¿qué pautas podría darle a un estudiante de periodismo de viajes que quisiera emprender un proyecto?

R-. Que busque tanta información como pueda antes de iniciar el viaje y se familiarice en la medida de lo posible con las formas de vida entre las que se va a desenvolver. Y una vez haya llegado a su destino que trate ante todo de ser consciente del entorno humano en el que se adentra. Debe interrogarse continuamente sobre aquello que ve, que oye, que intuye. Hay que pasear, callejear, hablar con la gente tanto como sea posible, respetar aquello que es importante para los demás y buscar equivalencias en nuestro propio contexto que nos permitan comprender su dimensión.

P.-¿Puede la antropología ayudar a acercar estas las distancias entre el mundo occidental y el oriental?

R-. Estas dos supuestas unidades (mundo occidental y mundo oriental) son considerablemente heterogéneas y complejas en su interior. Precisamente la Antropología es una disciplina fundamental para comprender esta diversidad interna, así como los fundamentos culturales que orientan las construcciones y representaciones sobre estas clasificaciones.

P-.¿Por qué surgen los sentimientos de xenofobia y racismo? 

R-. Como señala Teresa San Román, tanto la xenofobia (el rechazo a grupos humanos que exhiben una etnicidad, un origen y unos rasgos culturales diferentes) como el racismo (uso de criterios biologistas y genéticos para explicar las supuestas incapacidades de otros) son fenómenos anti-alteridad que conducen al rechazo de los foráneos (el primero) o de quienes son fenotípicamente diferentes (el segundo). La base de estos argumentos es estrictamente cultural, al igual que las clasificaciones sociales sobre las que operan (por ejemplo, las “razas”):nos movemos en torno a formas sociales de clasificar en función de criterios culturalmente definidos. Es innegable que el material genético influye (y mucho) en nuestra configuración como seres vivos, pero no determina la forma en la que decidimos excluir o buscar aliados.

P-.En el libro El antropólogo inocente el autor Nigel Barley narra, con un estilo brillante e hilarante, los obstáculos y logros que encuentra al convivir con los dowayos. ¿Qué otros materiales le recomendaría a un periodista de viajes?

Comenzaría por un buen manual de Antropología Social y Cultural y continuaría por un artículo de Laura Bohannan: “Shakespeare en la Selva” y continuaría quizá por una etnografía de Lluís Mallart: Soy hijo de los evuzok, también en Camerún. Y por supuesto no faltaría Argonautas del Pacífico, de Malinowski o Ishi, el último de su tribu de Theodora Kroeber.  En cuanto a los audiovisuales convendría revisar también algunos clásicos como Nanook el esquimal (Robert Flaherty), In the land of the head hunters (también conocida como In the land of the war canoes, de Edward Curtis) y a partir de aquí incorporaría a Jean Rouch, John Marshall, Robert Gardner, Tim Asch, Margaret Mead y Gregory Bateson.

P-.¿Cree que la globalización homogeniza ciertos hábitos culturales y amenaza a algunas culturas minoritarias? 

R- En ocasiones se abunda en los aspectos negativos de esta globalización, pero conviene ver el fenómeno en perspectiva. Ni los flujos entre culturas aparecen en el último tercio del siglo XX, ni todos los aspectos de la globalización comportan riesgo para grupos humanos en situación vulnerable. El intercambio de conocimientos, las redes de comunicaciones y las sinergias científicas internacionales son también aristas de esta mundialización. En cierto modo la afición de viajar se beneficia de sus derivadas. Y para afrontarlo el conocimiento es fundamental. Como también lo es el desarrollo de la capacidad crítica respecto a los modelos en base a los cuales nos organizamos y planificamos como sociedad.

P.-Para finalizar, los Viajeros Fodor partiremos a Copenhague el próximo verano para el Trabajo de Fin de Master.¿Qué consejos nos daría para penetrar con éxito en la cultura danesa?

R-.En el artículo Es devenir antropòleg (Convertirse en antropólogo), que recoge su conferencia inaugural del Grado de Antropología Social y Cultural de la UAB (Periferia, 11, diciembre de 2009), Lluís Mallart recuerda que para que un/a antropólogo/a haga bien su trabajo es fundamental que aprenda a perder el tiempo; esto es: “[…] utilizarlo para crear relaciones humanas, para descubrir el entorno de la sociedad en la que queremos llegar a ser antropólogos, sus calles, sus caminos, sus montañas y ríos, su gente, sus casas, sus lugares de encuentro, de trabajo, de recreo y de vida social… sin bloc de notas entre las manos, ni lápices, ni cámara, ni magnetófono aunque sea digital e imperceptible [ … ] dejándose penetrar (empapar) de todo lo que rodea al etnógrafo, aprendiendo la lengua que siempre es una inversión a largo plazo…” Confinad los estereotipos (también los positivos) y disfrutad.

¡Buen viaje!

¡Muchas gracias, Jordi! Con estas respuestas tan motivadoras seguiremos apostando por el periodismo más humano. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s